Vuela en ala delta sobre los cielos de Valle de Bravo

Los paisajes boscosos, el clima y la presencia de personal calificado hacen de este Pueblo Mágico uno de los mejores lugares en el mundo para volar en ala delta. Te contamos todo lo que necesitas saber para vivir la experiencia.

 

Ya han pasado más de ocho años desde que Rudy Gotés abrió Vuelo Libre México, una escuela donde puedes convertirte en piloto de ala delta o sólo disfrutar de un paseo panorámico. Este es un deporte considerado dentro de la categoría de vuelo libre y, en nuestro país, existen menos de cinco escuelas donde puedes aprenderlo, comenta Gotés.

Con más de 10,000 horas de vuelo en su historia, el piloto catalogado entre los diez mejores del mundo, ha llevado en vuelos tándem a miles de personas. Desde niños hasta pasajeros de casi 80 años. Los paseos a turistas representan casi el 90 por ciento de las operaciones de la empresa.

Las anécdotas en su historia son de lo más variado, desde aquél que no para de hablar durante todo el vuelo, alguna niña que comenzó a llorar hasta que él le dijo que pensara que era un hada mágica, un paciente con cáncer terminal que buscaba cumplir un sueño, hasta quien lo ha abrazado tan fuerte que casi no lo dejaba respirar. El principal requisito para disfrutar de esta experiencia es “tener muchas ganas”, dice.

 

Para ser piloto de ala delta

Para aprender es diferente, el equipo cuesta alrededor de 5,000 dólares si es nuevo, ya que se importa de países como Estados Unidos y Australia. Claro, está la opción de conseguirlo usado, por unos 25 mil pesos.

Además, el tiempo de aprendizaje depende de la disponibilidad del estudiante. Por ejemplo, con cuatro horas diarias durante una semana se puede lograr, mientras que otros que le dedican un día al mes y se tardan en promedio un año.

Rudy Gotés abrió Vuelo Libre México, una escuela donde puedes convertirte en piloto de ala delta. Rudy Gotés

 

¿Qué necesitas para volar en ala delta?

  • La edad mínima es de seis años y máxima de 85
  • Peso máximo 90 kilos
  • En caso de ser mujer, no estar embarazada
  • Pueden volar niños mayores de seis años con permiso de sus padres
  • Llevar ropa cómoda y abrigadora, además de lentes de sol y protector solar
  • La actividad en total lleva un tiempo de tres a cuatro horas

 

Para mantenerse en el aire, los pilotos aprovechan las corrientes térmicas (ascendentes) que les permiten elevarse y con su cuerpo pueden dirigir el aparato. El vuelo más largo registrado es de 764 kilómetros.

 

Diferentes opciones de vuelo

Los turistas pueden disfrutar de diferentes sensaciones, en una de ellas se despega a 600 metros de altura y se hace un descenso de 10 minutos en el que se recorren cerca de tres kilómetros. La siguiente alternativa (la más solicitada) es un recorrido de entre 20 y 30 minutos en el que sobrevuelas más de cinco kilómetros alrededor de la zona del Peñón, que es una elevación rocosa con 700 metros de altura.

Por último, el Vuelo Águila, un recorrido de campo traviesa a lo largo de 20 kilómetros. Se hace sólo cuando el clima lo permite, normalmente entre noviembre y abril. El aterrizaje es a un costado del lago de Valle de Bravo. En este paseo se puede ver el cambio de vegetación y disfrutar de una panorámica de hasta cuatro mil metros de altura. Ten en cuenta que es necesario llevar ropa abrigadora.

Un ala delta puede medir hasta diez metros de largo y son fabricadas con estructuras de aluminio o titanio.

 

Historia del ala delta

Desde hace siglos, el hombre ha intentado alcanzar el cielo y el ala delta es un deporte relativamente joven.

En el año 1890, Otto Lilienthal logró realizar vuelos no controlados con una estructura similar al ala delta, pero fue hasta finales de la década de los 40 que el ingeniero de la NASA, Francis Rogallo, creó la primer ala flexible y, aunque no proliferó en usos espaciales, no tenía idea de hasta dónde llegaría.

Alrededor de la década de los 60, grupos de deportistas comenzaron a adaptarla para planear. Uno de los modelos más exitosos fue el de John Dickenson. El modelo de este australiano comenzó a hacerse popular alrededor del mundo y pronto iniciaron las competencias y muestras deportivas.

Algunos expertos aseguran que el ala delta llegó a México en 1973, introducida por el piloto y deportista Manuel Santos.

Más en VIDA

Ant

Fórmula 1 CDMX: los 5 mejores pilotos y sus 3 escuderías

Sig

El blog de las tallas grandes, la belleza y la autoestima
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!