Sor Juana Inés de la Cruz, más cool de lo que crees

Debe ser por el hábito que, cuando vemos a Sor Juana Inés de la Cruz, pensamos en una santurrona.

Pero esto es un gran error. En realidad, Juana Inés María del Carmen Martínez de Zaragoza Gaxiola de Asbaje y Ramírez de Santillana Odonoju (que así se llamaba) era una de las mujeres más audaces y cool de hace trescientos años. Y ya de paso, se trata de la escritora más importante de México –y de las top de la lengua castellana–.

 

Este 12 de noviembre se cumplen 366 años de su nacimiento, y te contamos por qué Juana de Asbaje sería la mejor persona para invitar a un café.

 

Fue niña prodigio

A los 3 años ya leía. Se devoró todos los clásicos de la biblioteca de su abuelo, en una hacienda de Amecameca. Tristemente no tenía una cuenta de Instagram para que lo pudiera presumir.

 

Y la estudiante más ñoña

Logró dominar el latín en apenas 20 lecciones. A los siete años ya quería vestirse de hombre para ir a la universidad. A los quince dejó boquiabiertos a sabios de teología, filosofía y humanidades al conestar perfectamente un difícil examen de conocimientos.

cervantesvirtual.com

 

Juana de Asbaje fue socialité

Y participó como dama de honor en la corte del virrey Antonio Sebastián de Toledo, donde recibió apoyo de su esposa, Leonor de Carreto. Hasta que, dicen, una decepción amorosa la hizo replantear su vida. Decidió entrar a un convento… para leer.

 

Y en el convento fue una godín

Entró al convento de Santa Paula, en la orden de las jerónimas. Ahí fue contadora y archivista, pero siempre se daba chance para hacer lo suyo: estudiar y escribir. En su celda acumuló más de cuatro mil volúmenes, además de instrumentos musicales, mapas y aparatos de medición.

miguel cabrera

 

Y logró estudiar porque tuvo amigas que la ayudaron

Fue protegida de la virreina María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, Marquesa de la Laguna; incluso ella publicó por primera vez los poemas de la monja. Y gracias a su influencia, Sor Juana iba y venía del convento sin restricciones. Importantes pensadores y escritores viajaban de todas partes para conocerla y aprender de ella.

 

Escribió por encargo

La mayoría de su obra eran encargos con temas de amor, despecho (el famoso “Hombres necios que acusáis”) y de vez en cuando hacía algo sacro. Pero ella sólo reconoció como escrito por gusto propio su gran “Primer sueño” que imitaba a “Las Soledades” de Góngora, y que se considera el mejor poema filosófico del Siglo de Oro español.

Hombres necios sor juana

 

Y se hizo de enemigos por escribir

El obispo de Puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz, le recomendó que dejara las «humanas letras» y se dedicara a las divinas. Sor Juana le respondió con su famosa “Respuesta a Sor Filotea”, uno de los primeros discursos feministas, donde ella defiende su labor intelectual y reclama los derechos de la mujer a la educación.

Como Malala, pero en monja.

 

Perdió su biblioteca pero murió como guerrera

No todo le salió bien .Las presiones del obispo de Puebla la obligaron a renunciar a las letras y tomar en serio la vida religiosa. Donó su biblioteca y sus aparatos científicos. Cuando en 1695 hubo una epidemia de tifus, ella ayudó a sus hermanas de congregación. Se contagió y murió el 17 de abril de 1695, a los 43 años de edad.

 

La vida de Sor Juana está más cerca de lo cosmopolita que de lo conventual; incluso en vida se le reconoció como una de las mentes más brillantes del siglo y aún se le lee con el mismo respeto que a Quevedo o Cervantes. “es la llama trémula / en la noche de piedra del virreinato”, escribió sobre ella José Emilio Pacheco.

¿Qué estás esperando para leer a Sor Juana?

Más en ARTE

Ant

Grana cochinilla: el bicho que expone Bellas Artes

Sig

Mexicráneos gigantes adornan Paseo de la Reforma
vida
Filux, la fiesta más grande de luces en el Centro Histórico
vida
Los mejores eventos de noviembre 2017 en México
estilo
Mercedes -Benz Fashion Week México: Celebrando un paso adelante de nuestra ciudad

¡Suscríbete a nuestro newsletter!