Quiero un juguete tradicional mexicano

Esos juguetes clásicos, con los que jugaron nuestros padres y abuelos, son parte de nuestra identidad.

¿Qué juguetes de estos podrían traer?

 

La lotería

“Pórtate bien cuatito si no te lleva el coloradito: EL DIABLO”, “La herramienta del borracho: LA BOTELLA”. Así cantan la lotería en las ferias y los pueblos. Es una baraja de 54 cartas, con ilustraciones ya clásicas: El diablito, La dama, La bandera, El catrín... cada jugador elige un cartón con estas imágenes. Quien complete el cartón (con frijolitos) gana, pero debe gritar ¡lotería!

mercadolibre.com.mx

 

Marionetas

Aunque de origen asiático, aquí lo interesante es que llegaron al continente americano con Hernán Cortés. Él trajo en su grupo de expedición a dos titiriteros que entretenían a sus soldados. Muy pronto los indígenas adoptaron estos muñecos, les agregaron sombreros, huaraches, los movieron con hilos y maderas y les dieron su gusto particular.

Shutterstock

 

La pirinola (o perinola)

Peonza hexagonal que antes se tallaba en madera y ahora por practicidad se hace de plástico. Tiene varios lemas en cada uno de sus seis lados: Pon 1, Toma 1, Pon 2, Toma 2, Todos Ponen y Toma Todo. El juego consiste en sentarse en círculo, cada quien con su arsenal de fichas o frijolitos y girar la pirinola por turnos. Gana quien más puntos acumule.

Shutterstock

 

El balero

Es un tallo largo de madera unido por un cordón a una bola, también de madera, con un agujero. El chiste está en ensartar la bola en el tallo usando una mano y balanceando la bola. Con el tiempo ya se han agregado acrobacias como el capirucho, por atrás o media vuelta. Se dice que su origen es maya y en lugar de una bola de madera usaban cráneos, ¿te lo imaginas?

Shutterstock

 

El trompo

Aunque ya existen de plástico, los tradicionales son de maderas duras y resistentes, como roble o nogal. Este juguete tiene una particular forma de pera y punta de metal, se hace girar con una cuerda que se enrolla a su alrededor. Hay competencias para hacerlo bailar: el búmeran, la cobra, el satélite, etc.

Shutterstock

 

El atrapanovios

Es un cilindro trenzado, hecho con hojas de palma. Se mete el dedo en un extremo y luego es complicado sacarlo. Se llama atrapanovios porque se piensa que así podría capturarse al hombre que las muchachas desean. Se fabrica en Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Puebla o Campeche, aunque se cree que su origen podría venir de China.

Shutterstock

 

Muñecas

Las más famosas son las “Marías” que crean las mujeres mazahuas en Michoacán y Querétaro, incluso se han convertido en objeto de colección internacional. En el país existen muchos otros tipos de muñecas: oaxaqueñas de estambre, rarámuris de madera, las huicholas con chaquira, o las de totomoxtle, hechas con hoja de maíz.

Shutterstock

 

Los juguetes mexicanos ya son mucho más que entretenimiento para niños. Su belleza y creatividad los han hecho dignos de museos como el Museo del Juguete Popular Mexicano en San Miguel de Allende, Guanajuato; el Museo de Culturas Populares en Toluca, Estado de México; y el Museo del Juguete Antiguo México en la Ciudad de México.

Ojalá los Reyes Magos se pongan las pilas y lleven a los niños del siglo XXI algunas de estas maravillas del ingenio y la creatividad mexicana.

 

Foto en portada de: Shutterstock
Foto en home de: Shutterstock

Más en VIDA

Ant

La Danza de los Tecuanes

Sig

La Danza de los Parachicos
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!