Pinturas rupestres de la sierra de San Francisco

 

Desde hace más de 3000 años que hay presencia humana en nuestro país. Una de las evidencias más importantes se encuentra en las cañadas de la sierra de Baja California Sur. Y las pinturas que dan testimonio de esta presencia humana, nos siguen sorprendiendo por su belleza y color.

 

Las pinturas rupestres de San Francisco están entre Guerrero Negro y San Ignacio, en el municipio de Mulegé. La sierra de San Francisco abarca 183,946 hectáreas de cumbres rocosas, cañones y cuevas. Forma parte de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.

En esta sierra se han localizado más de 300 sitios arqueológicos. Y en ellos hay pinturas con seres humanos y animales de distintas especies: venados, pumas, ballenas, peces y águilas, en colores rojo, negro, blanco y amarillo.

La zona de los murales abarca unos 12 mil km2. Las imágenes se han realizado en lo que los críticos de arte catalogan como Gran Mural y sobresalen por su calidad, dimensiones, variedad y originalidad, además de su policromía. También han sido halladas puntas de lanza, que seguramente se utilizaron para la cacería.

patrimonio mundial de méxico unesco

 

Las cuevas más exploradas son La Pintada, Las Flechas, Los Músicos, Cuesta Palmerito, La Soledad, Boca San Julio y El Ratón. Pero hay indicios de que podría haber pinturas en otras zonas, de más difícil acceso.

No es muy fácil visitarlas. Primero hay que llegar a Guerrero Negro, que marca la frontera entre Baja California Norte y Sur con el desierto El Vizcaíno. Ahí rentas mulas para cargar personas, equipo y alimentos. El recorrido dura unas cinco horas, siempre acompañados por un guía de la región. Se termina acampando en El Cacarizo.

La Pintada es el mural más importante. Es una sucesión de figuras de hombres con tocados, mujeres y animales como venados, borregos cimarrón, conejos, pumas, zopilotes y hasta lobos marinos y ballenas. Destacan escenas de caza y enfrentamientos entre venados y borregos.

Netzai

 

Otra cueva importante está en Las Flechas, para llegar se requiere realizar una difícil escalada. Pero el esfuerzo vale la pena. Aquí hay imágenes de una cacería entre guerreros negros y blancos. Trazos milenarios de una belleza sobrecogedora.

Estas pinturas están asociadas a grupos nómadas del grupo cochimí, que se dedicaban a la caza, recolección y la pesca. Cubren un periodo que va de 1100 a.C. a 1300 d.C. Este legado artístico data del Cenolítico Superior, hace tres o cuatro mil años.

Son las pinturas más antiguas del continente americano. Fueron declaradas Patrimonio Cultural de la UNESCO en 1993.

INAH

 

Visitar los murales de la sierra de San Francisco no es una tarea fácil, implica tareas de escalada, caminata en la sierra y acampar al aire libre. Sin embargo, el esfuerzo bien vale la pena.

¿Qué esperas para emprender esta aventura?

 

Foto en portada de: Farwestern Photo by Gregg M. Erickson
Foto en home de: Ovedc

Más en ARTE

Ant

Libros mexicanos que han dejado huella en el mundo

Sig

Cinco obras legendarias de Pedro Ramírez Vázquez
negocios
El Tianguis Turístico 2018 fue un éxito
vida
Lo que no te puedes perder en abril
lugares
No te pierdas la Feria de las Culturas Amigas 2018

¡Suscríbete a nuestro newsletter!