Y para las fiestas… ¡que venga el mariachi!

 

Los escuchamos en películas, bodas, graduaciones y hasta en funerales. Existe una bella variedad de música en México, pero no hay más famosa que la del mariachi.

¿Sabes de dónde vienen estos grupos, que tanta pasión provocan en el mundo?

 

Ya había mariachis en el siglo XVII, los primeros fueron de los grupos étnicos de los cocas, de Cocula. Ellos inventaron la vihuela y el guitarrón, que suplieron al laúd y el contrabajo europeos. Para darle más sentimiento agregaron violines, flautas e instrumentos indígenas.

Con cantos, los cocas adoraban a la Virgen de Pila. De ahí viene el primer posible origen de la palabra mariachi, porque cantaban María y shi, que en su lengua quiere decir son. Otra versión dice que es deformación del francés marriage, matrimonio. Y que los franceses cuando vinieron con la Guerra de los Pasteles le llamaron así a esta música, porque era la que oían en las bodas.

Los mariachis campesinos pronto fueron parte fundamental de las fiestas. Vestían trajes de manta y sombrero de paja. Tocaban en ciudades y pueblos de todo el Occidente, en estados como Michoacán, Colima, Nayarit y Zacatecas. Aunque su mero centro fue Cocula y Tecatitlán.

Shutterstock

 

Durante el Porfiriato se le desdeñó porque se consideraba música poco distinguida. Sin embargo, en 1907 el mismísimo Porfirio Díaz contrató mariachis para su cumpleaños.

Con la Revolución Mexicana y los corridos mejoró su percepción. Gracias a Lázaro Cárdenas, quien hizo que el Mariachi Vargas de Tecatitlán lo acompañara a su campaña como candidato a la presidencia.

El traje de charro llegó con el Mariachi de Cirilo Marmolejo. A principios de siglo XX adoptaron la vestimenta que después se convirtió en norma. También ellos incluyeron la trompeta como instrumento estelar.

Pero la verdadera gran difusión del mariachi se dio en el cine. En películas campiranas de Tito Guízar y después en las comedias rancheras que protagonizaban Jorge Negrete, Pedro Infante y Luis Aguilar.

 

Al principio, los mariachis interpretaban sones jaliscienses. Apenas llegaron a la capital agregaron corridos, huapangos y valses. Después incorporaron boleros al repertorio y ahora cantan baladas, cumbias y hasta canciones de Los Beatles.

 

Desde 2012, la UNESCO reconoció al mariachi como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Y en Guadalajara cada año se celebra el Encuentro Internacional del Mariachi. Ahí llegan grupos de todo el mundo, para aprender de los mejores, los mexicanos, pero también para mostrar cómo reproducen en todos los continentes esta hermosa música.

 

Esta música ya también forma parte de las alegrías del mundo.

 

Imagen en portada de: Shutterstock

Imagen en inicio de: Shutterstock

Más en ESTILO

Ant

El Árbol de la Noche Triste

Sig

El México que adora Luis Miguel
vida
Estas son las playas más limpias de México
vida
Lo que no te puedes perder de julio
vida
La X de Chava

¡Suscríbete a nuestro newsletter!