México tiene la cueva subacuática más larga del mundo

 

La descubrieron dos espeleólogos, en 2007: el británico Steve Bogaerts y el alemán Robbie Schmittner. Tiene una longitud de 153 kilómetros y conectan dos cuevas: Nohoch Nah Chich (Casa de aves) y Sac Actun (Cueva blanca).

 

 

Nohoch Nah Chich: un largo río subterráneo, entre cenotes.

Bogaerts y Schmittner creían que se trataban de dos cuevas independientes. Les sorprendió descubrir que no solamente estaban conectadas, sino que podrían formar parte de una red mayor.

Por el cenote Nohoch Nah Chich uno se adentra en las maravillas de este río subterráneo. El cenote se descubrió en 1988 y es célebre por su paisaje subacuático.

Desde él se bajan hasta 72 kilómetros de profundidad. Se transita por tal oscuridad, que apenas unas lámparas de buceo pueden ayudar a orientarse. Entonces aparecen estalactitas y estalagmitas que alcanzan hasta los 30 metros de altura.

 

Las estalactitas y estalagmitas alcanzan los 30 metros de altura. Asbjørn Hansen en Flickr

 

Algunos pasadizos son tan amplios que por ellos pueden pasar un jumbo jet; en otros ni siquiera cabe una botella.

De pronto se asoman rayos de luz, de algunos de los cien cenotes que forman la red.

Algunos de estos cenotes se han habilitado como balnearios. Otros siguen siendo tan intransitables, que solamente buzos especializados los pueden explorar.

 

Algunos cenotes se habilitaron como balnearios. anjči en Wikipedia

 

Un subterráneo con osos, gonfoterios y protohombres.

El sistema subterráneo de Sac Actun eran cuevas secas hace millones de años, después se inundaron. Por eso, en sus profundidades aparecen los más insólitos restos de animales y seres humanos.

Las galerías contienen restos de megafauna extinta hace más de diez mil años, como neurocráneos de osos de la Edad de Hielo, gontoferios (unos tatarabuelos de los elefantes, con trompas menos largas) e incluso humanos tempranos.

De estos destaca el esqueleto de Naia, como se le llamó a una mujer que apareció en este abismo y que debe tener unos doce mil años de antigüedad.

También han aparecido un centenar de huesos largos que todavía no se logran identificar.

Este sistema de cuevas y ríos subterráneos culmina, como gran final sinfónico, en el azul deslumbrante del Mar Caribe.

¿Te gustaría conocerlos? Pues este sistema subterráneo todavía no es transitable del todo. Pero su leyenda lo hace uno de los sitios más extraordinarios de México. Y del mundo.

 

World Viewers Stop

Más en LUGARES

Ant

Amikoo, el parque temático más grande de América Latina

Sig

La salinera más grande del mundo está en Guerrero Negro
vida
5 tips para viajar con tus mascotas
vida
Los mejores eventos de diciembre 2017 en México
vida
5 cervezas mexicanas solo para Navidad

¡Suscríbete a nuestro newsletter!