Laura Gómez o cómo triunfar en Silicon Valley

Laura Gómez llegó a Estados Unidos desde México con su madre a los 10 años de edad. Aunque no obtuvo estatus legal hasta la universidad, tenía una ética laboral inquebrantable y un compromiso con la inclusión. Actualmente es una voz líder en la creación de oportunidades en la tecnología para mujeres y minorías.

 

Hay gente que nació para acabar con los estereotipos, para vencer las probabilidades e inspirar a gente de todos lados, especialmente a mujeres y minorías que sueñan con tener una mejor vida y carreras trascendentales. Laura Gómez es una de ellas.

Hoy en día es una reconocida defensora de la diversidad y una influencia en la tecnología con más de un cuarto de millón de seguidores en redes sociales; también fue miembro fundador del equipo internacional de Twitter que regionalizó la exitosa plataforma de microblogging a 28 idiomas en menos de ocho meses.

 

De corazón emprendedor 

Gómez también es una emprendedora en serie que ha fundado varias startups de tecnología incluyendo Digital Playbook, Vyv y Atipica, su proyecto actual que combina la inteligencia artificial y el ingenio humano para ayudar a las compañías a contratar a candidatos altamente calificados en una forma única y sin prejuicios.

Por si fuera poco, es miembro de Project Include, un grupo sin fines de lucro de ocho ejecutivas prominentes voluntarias, quienes buscan diversificar las filas de las compañías de tecnología.

Laura Gómez fue miembro fundador del equipo internacional de Twitter. @laurag

 

De Guanajuato a Silicon Valley

Antes de que todo esto ocurriera, Laura era simplemente una chica de Guanajuato que nunca ha olvidado las experiencias que la formaron.

Gómez llegó a los Estados Unidos a los 10 años con sus hermanos después de que su madre, empleada doméstica, obtuviera el estatus legal durante un programa de amnistía de inmigración. Se establecieron en Redwood City, California, una población 40% hispana en la que el 9% por ciento vive en pobreza. Sin embargo, a ocho kilómetros se encuentra el opulento Palo Alto, hogar de la Universidad de Stanford, el alma mater de muchas personalidades de Silicon Valley… y el contraste no podría ser más marcado.

Habiendo experimentado racismo y sexismo de primera mano y determinada a ser exitosa, Gómez estudió Economía del Desarrollo y Sociología. Desde entonces, ha hecho contribuciones al diálogo de equidad. De hecho, ella fundó Atipica, tras la decepción que le causaron la palabrería y la retórica vacías que encontró en las conferencias y eventos de la industria.

 

Oportunidades para todos y todas

Sus esfuerzos no podrían llegar en mejor momento. Hoy en día, la mayoría de los profesionales de la tecnología de Silicon Valley son hombres blancos o asiáticos, mientras las estadísticas sobre la falta de representación de mujeres y de minorías llaman la atención.

En quizá la mayor validación que ha tenido Gómez en cuanto a su peso profesional, visión poderosa y personalidad magnética, logró recaudar dos millones de dólares en capital semilla para Atipica. Se le considera una de las mayores rondas de recaudación en la historia para una compañía liderada por una latinoamericana en Silicon Valley.

Gómez cree que la sociedad necesita empoderar a las mujeres y a las minorías para que hagan alguna carrera en las disciplinas académicas de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y que después las recluten, las capaciten, las apoyen y las promuevan. Y lo que es más importante para ella: espera preparar el camino para que otros lo sigan.

Gómez cree que la sociedad necesita empoderar a las mujeres y a las minorías. @laurag

Más en Emprendedores

Ant

Mujeres y tecnología: Women Who Code se expande en México

Sig

Genoveva Pérez Pascual: muñecas, trabajo y prosperidad
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!