Huapango de Moncayo, el ‘segundo himno’ de México

 

Muchos lo han llamado nuestro segundo himno nacional, otros lo desdeñan de tanto que se escucha en comerciales y programas culturales. Pero nadie niega su explosión de fuerza y alegría, que identifica plenamente a los mexicanos.

Wikimedia: Chava2222

 

Carlos Chávez le solicitó el Huapango a José Pablo Moncayo, quien era de sus más destacados alumnos. Él tenía apenas 29 años.

Para crear el Huapango, Moncayo hizo una investigación exhaustiva en Veracruz. Conoció músicos populares, de cantinas y callejeros. En Alvarado vivió la Fiesta del Fandango, que fue la principal inspiración para su obra.

Huapango es una palabra derivada del náhuatl cuauhpanco, que significa “sobre la tarima”. Es un género musical mexicano que se interpreta en la zona huasteca del país. Sin embargo, las principales inspiraciones de Moncayo fueron los sones veracruzanos “Siqui sirí”, “El Balalú” y “Gavilancito”.

 

El Huapango se estrenó el 15 de agosto de 1941 en el teatro del Palacio de Bellas Artes. Lo interpretó la Orquesta Sinfónica de México, dirigida por Carlos Chávez. Muy pronto se convirtió en el best-seller de la música nacional.

Pero más que su investigación, Moncayo entendió el espíritu de su obra porque provenía de una familia humilde de Guadalajara. Para sostener sus estudios trabajó como pianista en cafés y estaciones de radio. El ambiente popular quedó impregnado en los nueve minutos aproximados que dura su pieza.

Desde su estreno fue factor de unidad nacional. En 1941, el presidente Manuel Ávila Camacho generaba una política de unión ante la situación internacional: el año anterior había iniciado la Segunda Guerra Mundial y México no podría permanecer al margen del conflicto.

Moncayo compuso otras obras. Las más reconocibles son La mulata de Córdoba (1948), Muros verdes (1951) Pequeño nocturno (1936); Amatzinac (1937); Sonata para violín (1937); todas opacadas por su genial Huapango, símbolo del México posrevolucionario.

Tan importante ha sido esta pieza en la cultura mexicana, que se ha tocado en todos lados. Durante muchos años fue cortinilla en el programa de radio la Hora Nacional, y en los ochenta se usó en comerciales de televisión.

De tan escuchada, hasta su mismo creador se hartó un poco de esta obra, y decía, con ironía:

 

Puedes descargarlo gratis y legalmente aquí.

 

¿Quieres ver cómo lo interpretó un grupo de mariachis en Madrid?

 

Foto en portada de: Flickr Secretaría de Cultura Ciudad de México

Foto en home de: Flickr Secretaría de Cultura Ciudad de México

Más en VIDA

Ant

Frases inolvidables de papás mexicanos

Sig

Una Probadita de México en Rusia
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!