Exquisita y diversa, así es la cerveza artesanal

En un país como México, donde la gastronomía juega un papel tan importante, la industria de las cervezas artesanales vive su auge; pues al consumirla no solo se está bebiendo un producto, sino que el consumidor forma parte del ritual que representa su elaboración.

México ocupa el primer lugar a nivel mundial como exportador de cerveza, mientras que en producción tiene el cuarto sitio. Importada desde Europa, llegó a nuestro país durante la Colonia y así se estableció “El Portal”, la primera fábrica de cerveza en América, ubicada entre Amecameca y el Paso de Cortés.

La cerveza producida en México tiene actualmente presencia en más de 180 países, lo que se traduce en aproximadamente dos mil 500 millones de dólares en venta por cada año.

Sin embargo, fue hasta 1995 que nació la primera cervecera artesanal en nuestro país y, a partir de 2011 y a medida que surgen nuevos productores, este sector comenzó a mostrar un crecimiento sostenido. Se estima que a finales de 2017 las ventas se cerrarán en aproximadamente 166 mil 69 hectolitros.

Pixabay

Aunque las cifras aún son pequeñas en comparación con las de la cerveza industrial, el panorama es alentador. Es un sector que apenas comienza a desarrollarse y, para ello, juegan un papel muy importante los productores, quienes han transformado nuestra percepción de la cultura cervecera.

Ahora se trata de un producto gourmet que incluso puede maridarse y que, gracias a la amplia gama de ofertas, propone distintos sabores y aromas que enriquecen la experiencia de consumo y resultan en cervezas más finas y elaboradas.

Esto se refleja en cada etapa del proceso, pues no solo en la elaboración se cuidan todos los detalles, sino que incluso los envases, nombres, etiquetas, etc., están pensados para crear una conexión con los consumidores, quienes pueden ser jóvenes o personas mayores.

En La Asociación de Cerveceros de la República Mexicana (ACERMEX) incluso se trabaja en talleres de mercadotecnia, calidad y temas administrativos con el fin de seguir mejorando la industria.

Pixabay

El precio de una cerveza artesanal oscila entre los 60 y 120 pesos, pero estudios arrojan que 20% de los consumidores consideran el sabor como la principal razón para probar una de estas cervezas.

 Mientras que el 18.5% lo hace por la calidad, 14% por buscar algo diferente y un 10% por la naturalidad del producto. Para el 31% de los consumidores, conocer el proceso de elaboración es muy importante.

Sobre los lugares donde estas bebidas tienen fuerte presencia, el 68.8% del consumo se da en bares o restaurantes, mientras que 21.5% lo hace en casa y solo 0.2% lo hace en Pueblos Mágicos. 

Además, quienes consumen cerveza artesanal aseguran que se sienten parte del ritual que implica su elaboración, sobre todo considerando que en algunos puntos de venta se ofrecen maridajes o sesiones con los cerveceros para explicar más sobre el proceso de producción y los ingredientes que utilizan.

Y son estos mismos ingredientes los que las distinguen de las industriales, pues así se pueden probar cervezas con diferentes niveles de alcohol, amargor, espuma y distintos aromas.

Pixabay

Más en VIDA

Ant

Lo que no sabías de un maratón y triatlón

Sig

10 bebidas mexicanas más allá del tequila y el mezcal
vida
Filux, la fiesta más grande de luces en el Centro Histórico
vida
Los mejores eventos de noviembre 2017 en México
estilo
Mercedes -Benz Fashion Week México: Celebrando un paso adelante de nuestra ciudad

¡Suscríbete a nuestro newsletter!