Cuando emprender es una pasión

La juventud, lejos de ser una desventaja, ha sido el motor que impulsó a estas tres emprendedoras mexicanas que aún no cumplen los 30, a probar perseguir sus sueños, enfrentar cualquier obstáculo y saborear el éxito.

A los 18 años a muchos jóvenes mexicanos se les plantea la pregunta sobre su propio futuro: ¿Qué carrera estudiar? Una interrogante que la presión de la familia, amigos y sociedad en general se encargan de hacer aún más difícil de responder.

Este fue el caso de Stephanie Lewis, una joven mexicana que se enfrentó a esta incógnita. Sin embargo, una invitación a participar en un proyecto le permitió encontrar un camino alternativo.

Stephanie decidió dejar la universidad para otra ocasión. Era el momento de emprender. “Cuando decidí no ir a la universidad, mi familia y amigos decían que sería una vagabunda, que me gustaría el dinero y jamás estudiaría”, comenta la joven de 25 años. Pese a esto decidió perseguir su sueño.

Así comenzó Cinemanagement, una empresa que se dedica a comercializar los tiempos muertos en las salas de cine (en los horarios que no se exhiben películas de la cartelera) y realizar funciones estratégicas. “Por ejemplo, si alguna universidad desea mostrar su plan de estudios a un grupo de jóvenes, alquilan una sala de cine para hacer la presentación y luego proyectarles una película”, explica la joven emprendedora. La pasión que Stephanie Lewis siente por lo que hace es, sin duda, el motor que le permite seguir adelante.

Cinemagement

Visita su Facebook

Visita su Twitter 

Stephanie Lewis

Empoderamiento femenino

Esta misma pasión la comparten Romina Sacre y Lorena García, quienes la ponen de manifiesto en Púrpura, revista online dedicada a la mujer contemporánea que le gusta verse bien y busca desarrollarse personal y profesionalmente.

Uno de los objetivos del sitio web es generar una comunidad de lectores que permita crear redes de negocios, lo que incluye también a los anunciantes. “Púrpura es un puente entre los productos ofrecidos en el blog y la comunidad”, explica Lorena.

Púrpura

Visita su Blog

Visita su Facebook 

Visita su Twitter

Visita su Pinterest

Visita su Instagram

Romina Sacre Co-fundadora de Púrpura.

 

Moda a la mexicana

Alguien que también se dedica a consentir a las mujeres es Stephani Hagembeck, CEO y fundadora de Pinkett Trendy Village, quien ofrece en su tienda de ropa productos textiles 100 por ciento mexicanos e innovadores. A la edad de 24 años; con el sueño de tener algo propio, decidió emprender con la ayuda de consultoras como Feher&Feher. Hoy, tiene una marca que ofrece moda, calidad y buenos precios.

Si bien Hagembeck no tuvo que resolver una incógnita como la de Lewis, sí estaba dispuesta a cambiar el estereotipo de la industria del diseño en México. El inicio tampoco fue nada sencillo, su mayor reto fue posicionarse en el sector siendo tan joven y con poca inversión, factores que sin duda pueden finalizar la carrera de un emprendedor. “El no darse por vencida, es la clave”, aporta Stephani Hagembeck, quien recalca que el único obstáculo al que debe enfrentarse cualquier emprendedor es uno mismo.

Lewis, Sacre, García y Hagembeck coinciden en que el camino no ha sido sencillo, pero las ganas de salir adelante y lograr sus objetivos las llevaron a ser emprendedoras exitosas en un país donde las mujeres, sin importar su profesión, estado civil o edad, generan empresas de valor.

 

Pinkett Trendy Village

Visita su Web

Visita su Facebook 

Visita su Twitter

Visita su Pinterest

Tres emprendedoras con grandes trayectorias

Stephanie Lewis. A los 17 años entra a trabajar a Cinemex, un complejo cinematográfico mexicano donde desarrolló su gusto por esta industria. Cuatro años después y con un historial de proyectos que no tuvieron el éxito deseado, Lewis decide aceptar la oferta de los directivos de mercadotecnia del Tecnológico de Monterrey y emprende, de la mano de expertos en el tema, Cinemanagement, una empresa que poco a poco se va consolidando.

 

Lorena García y Romina Sacre. Un par de amigas que deciden unir talentos crean un medio de comunicación exclusivo para mujeres que se preocupan por su bienestar y que tienen deseos de triunfar. Lorena, administradora turística, y Romina, actriz, se lanzan a la aventura y con el apoyo de familiares y amigos crean Púrpura, proyecto que a un año de su concepción, continúa cosechando éxitos.

 

Stephani Hagembeck. Mercadóloga de profesión y siempre interesada en la moda desde la perspectiva del negocio, deja de lado trabajos estables y dos años después de salir de la universidad crea su propia marca de diseño mexicano. Actualmente busca expandir su negocio, sus clientas (que crecen considerablemente) se lo demandan día a día.

 

Más en NEGOCIOS

Ant

Tequila con equidad de género

Sig

Malabarismos entre hogar y trabajo, realidad femenina
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!