Cinemagic: dos emprendedores mexicanos proponen “cine para todos”

El proyecto de dos visionarios emprendedores mexicanos busca llevar las salas de cine a poblados con alrededor de 60,000 habitantes, para que todos podamos saciar nuestro gusto por el séptimo arte.

 

México supera a muchas a naciones en la calidad de salas cinematográficas, de hecho, se encuentran entre las mejores del mundo. De toda Latinoamérica es el país con el boleto de cine más barato (y el sexto a nivel global). Esto según la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).

La mayor fama del cine mexicano se consiguió con la Época de Oro del Cine Mexicano con películas como Allá en el Rancho Grande (1936), que se convirtió en un éxito taquillero. La época dorada tuvo penetración internacional, predominantemente en América Latina y España.

Hoy, el film más visto de todos los tiempos ha sido No se aceptan devoluciones (2013) con una recaudación de más de 600 millones de pesos y 15 millones de espectadores. Ese mismo año, Nosotros los nobles recaudó un poco más de 340 millones de pesos y obtuvo siete millones de asistentes. 

En México, el 90 por ciento de las asistencias al cine son generadas solamente por el 10 por ciento de la población. Por lo que existe una gran oportunidad de negocio para aquellos que deseen llevar el séptimo arte a los diferentes municipios del país que carecen de una sala cinematográfica.

Roberto Quintero y José Irigoyen. http://cdn.forbes.com.mx/

 

El emprendimiento

Quienes están poniendo su granito de arena para cubrir esta necesidad y han sabido aprovechar esta brecha en el mercado cinematográfico nacional son los emprendedores Roberto Quintero y José Irigoyen, amantes del cine y socios de Cinemagic, una empresa 100 por ciento mexicana.

Roberto instaló en el año 2000 los primeros complejos en el estado de Veracruz y en 2005 abrió el tercero en Atlixco, Puebla. En 2008, los ingresos llegaron a millones y Roberto decidió sumar a un socio para poder manejar mejor la compañía.

Hoy, Cinemagic cuenta con once salas de cine en ocho estados del país y genera 400 empleos. La empresa se enfoca en comunidades de entre 50,000 y 70,000 habitantes.

La exhibición de cine en México no está totalmente atendida por Cinépolis y Cinemex. Por eso, Cinemagic complementa la excelente calidad de cines que hay en el país. Del total de número de pantallas, Cinemagic tiene el 2 por ciento, mientrasel 98 por ciento es de los dos gigantes.

“Nuestras salas de cine de Cinemagic son modernas, con alta tecnología, a un precio accesible y con estrenos para evitar la piratería”, agrega Roberto.

En Cinemagic el costo promedio de las entradas ronda los 38 pesos y hay días especiales de 15 a 19 pesos. Un complejo con cinco salas requiere una inversión de tres millones de dólares.

 

Roberto y José se dieron a la tarea de buscar inversionistas y así fue como se unió al proyecto el productor de cine mexicano, Simon Bross en el año 2009. Y en 2013, Grupo Agersa encabezada por Adolfo del Valle Ruiz, confió en Cinemagic para inyectar capital. “Fue un sueño cumplido”, concluye Roberto Quintero.

Cinemagic, una empresa 100% mexicana. http://www.forbes.com.mx/

Más en NEGOCIOS

Ant

Cosmética natural y mexicana

Sig

Moxie 88: Productores mexicanos de cine en Hollywood
vida
5 tips para viajar con tus mascotas
vida
Los mejores eventos de diciembre 2017 en México
vida
5 cervezas mexicanas solo para Navidad

¡Suscríbete a nuestro newsletter!