Barby Juárez: una muñeca brava que rompe roles a puñetazo limpio

En el Zócalo de la Ciudad de México se consagrará una leyenda. En un mundo machista, de caballeros rudos y damas delicadas, importa que irrumpa una mujer de mirada desafiante, cuerpo atlético y rastas de ciborg, lista para romper roles con sus puños. Mariana “Barby” Juárez peleará el sábado 1 de abril contra la zambiana Catherine Phiri, por el Campeonato Mundial Gallo de la WBC.

 

¿Cómo se convierte un boxeador en ídolo? Por supuesto que con calidad, perseverancia y ambición por el triunfo. Pero falta más.

Mariana “Barby” Juárez llega a la Plaza de Santo Domingo para el entrenamiento público y se adivina su madera de ídolo, en la calidez con la que interactúa con la gente.

Todos quieren una selfie con la Barby; la abrazan, sonríen, una señora dejó al garete la carriola con su hijo y un taxista bajó de su vehículo para abrazar a la campeona.

 

La “Barby” muestra los puños para las fotos. Sus rastas doradas la hacen parecer de otra dimensión. Es la reina del boxeo femenil mexicano, que ya no es una curiosidad para alimentar chistes misóginos. Las boxeadoras mexicanas se fajan rudo, tienen orgullo, aspiran a la gloria. No menos, no más.

El ejemplo más acabado es la Barby: la que ha llevado el boxeo femenil de México al mundo y ha logrado el reconocimiento internacional.

Es la reina del boxeo femenil mexicano. actitudfem.com

Mariana sabe que pelear en el Zócalo es una gran ocasión para demostrar de qué está hecha. “Se me da la oportunidad de tener este escenario y ha llegado en muy buen momento. No sé si sea una leyenda o no pero siempre dejo todo arriba del ring”.

 

20 años de peleas dentro y fuera del ring

Mariana Juárez celebra 20 años como boxeadora. Con otras mujeres abrió brecha en cuestiones tan simples como ser tomadas en serio, programarlas en funciones profesionales o tolerar chistes misóginos. “Decían que nosotras solamente íbamos a jalarnos las greñas y darnos cachetadas. Esos comentarios bajaban la moral, pero soy testaruda y, a pesar de que las cosas se vean difíciles, yo me sigo esforzando.”

Esta pelea también es la culminación de un regreso esforzado, después de una lesión en el hombro que estuvo a punto de retirar a Mariana, pues menguó su seguridad. “Empecé a escuchar críticas y me fui haciendo pequeñita, pero esforzándome, ahora tengo la oportunidad de pelear por un título mundial. Si me corono este sábado sería la primera mexicana con tres títulos en diferentes divisiones”.

Mariana “Barby” Juárez tiene una hija de diez años, la describe como su motor, “la que me da las ganas de echar todo al carbón y seguir de pie”. También es la primera en recibir el legado de una mujer aguerrida.

A la pelea acudirán unos 35 mil espectadores. Tras ella, sigue el arduo camino de consolidar al boxeo femenil como una práctica de valor para el país.

Debajo del ring también hay batallas. “Soy boxeadora pero también he vivido violencia doméstica. He tenido que salir adelante, sin que nadie me apoye. Estas cosas las puedo transmitir a las mujeres mexicanas para que no se rindan y sigan trabajando para conseguir sus sueños.”

Más en VIDA

Ant

Abril 2017, al día

Sig

Marco Corleone: un gringo en la Arena México
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!