Aurora Reyes, primera muralista mexicana

 

Al hablar del muralismo en nuestro país muchos nombres aparecen en la escena, pero uno en particular debe ser recordado, el de Aurora Reyes, considerada la primera muralista mexicana y quien se subió a los andamios para plasmar un México en constante transformación.

 

Nació durante la época del porfiriato el 9 de septiembre de 1908, en Hidalgo de Parral, fue sobrina del escritor Alfonso Reyes y nieta del general porfirista Bernardo Reyes. Debido a los acontecimientos nacionales como La Decena Trágica y a la muerte de su abuelo, la familia se trasladó a la Ciudad de México.

 

 

En 1921 conoció a Frida Kahlo, de quien se hizo amiga y a quien le dedicó algunas de sus obras que reflejan ciertos tintes eróticos, producto de la amistad entre ambas.

En la década de los treinta militó en el Partido Comunista Mexicano y siempre estuvo a favor de los menos favorecidos, postura que reflejó en sus obras como en sus pinturas de caballete que resaltaban la problemática de los pobres desde una visión compasiva como en el óleo sobre tela Niño enfermo, de 1936.

INBA

 

Su primer mural: “Atentado a las maestras rurales”, lo realizó en el vestíbulo del Centro Escolar Revolución. Es una obra con símbolos como los libros y billetes que muestran la educación y la burguesía, así como la opresión hacia la erradicación de la educación religiosa.

Otros murales que pintó fueron: Trayectoria de la cultura en México; Presencia del maestro en los movimientos históricos de la patria; Espacio, objetivo futuro y Constructores de la cultura nacional (1962), en el Auditorio 15 de mayo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (Belisario Domínguez 32, Centro Histórico de la ciudad de México); y Primer encuentro (1978), en el Salón de Cabildos de la Delegación de Coyoacán.

INBA

 

“Trayectoria de la cultura en México”, realizado en 1962, es uno de sus murales más populares, ya que refleja la historia de nuestro país en tres periodos: prehispánico, colonial y moderno.

Aurora Reyes fue maestra, activista y una luchadora incansable. Estuvo comprometida con el arte y las causas sociales y se enfrentó a las dificultades de ser artista en su época. Falleció el 26 de abril de 1985 y sus cenizas se encuentran en el jardín de su casa en Coyoacán.

Foto de portada: cultura.gob.mx

Foto de inicio: INBA

Más en VIDA

Ant

México Indomable por National Geographic

Sig

Chefs mexicanos ganan el premio Diners Club® Lifetime Achievement Award 2018
lugares
10 nuevos Pueblos Mágicos para visitar
vida
Lo que no te puedes perder de noviembre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!