7 legados indígenas que vives en tu día a día

México es una nación mestiza. Nuestras tradiciones y visiones del mundo, comprenden lo mismo las ideas que llegaron a Europa que el legado mesoamericano. Mucho de lo que comemos, festejamos o decimos, tiene la huella de nuestros abuelos indígenas.

 

Te dejamos 7 costumbres que quizás realizas en tu vida diaria y no lo sabías.

 

1. El culto a los muertos

Estos festejos han asumido elementos del cristianismo pero son, en esencia, indígenas: las calaveritas de azúcar o amaranto, el cempasúchil, las fiestas de Mixquic o Pátzcuaro, los altares en memoria de muertos, que vienen a visitarnos. Esta creencia es el legado indígena importante: creer que en un mundo paralelo, nuestros seres queridos siguen participando en nuestras vidas.

Celebrando la vida en memoria de los que ya no están. caliopedreams desde Flickr

 

2. El tianguis

El término proviene del náhuatl “tianguiztli” y significa mercado. En estos espacios no sólo ocurría el comercio, también se intercambiaban noticias, consejos y afectos. Todavía hoy el tianguis convoca a los habitantes de las rancherías para contarse chismes, fraguar matrimonios y amarrar negocios. No es gratuito que algunos supermercados usen este concepto para sus promociones.

Los tianguis mexicanos. Giulian Frisoni desde Flickr

 

3. El maíz

En gran parte del mundo la comida se acompaña con pan de trigo; en Asia Oriental se hace con arroz. En nuestra región, la base es el maíz, que se reelabora a partir de la nixtamalización, que es hervir y moler el maíz con agua y cal. Desde ahí viene una gran gama de alimentos que consumimos a diario: tamales, sopes, gorditas, y sobre todo la tortilla, que es cuchara, plato, servilleta, envoltorio y alimento a la vez.

La base de la alimentación mexicana. Notimex

 

4. La arquitectura

Las ciudades arqueológicas como Teotihuacán, Tula, Chichen Itzá, Palenque o Monte Albán, no solamente permanecen como vestigios portentosos para admiración nuestra y de extranjeros. 

Palenque. Daniel Mennerich desde Flickr

El concepto de las grandes construcciones, con gruesos muros y ambición monumental, generó la idea de la arquitectura brutalista, que desarrollaron maestros como Teodoro González de León, Pedro Ramírez Vázquez o Abraham Zabludowsky.

El Auditorio Nacional, remodelado por Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky. libreacceso.org

 

5. Los nombres de nuestros pueblos

Cuando hablamos de ir a Acapulco, Tequesquitengo o Tepoztlán, lo hacemos como nuestros ancestros, hace más de 500 años. Muchos sitios mantuvieron sus nombres originales, la mayoría de origen náhuatl. En algunos casos se combinó el nombre de un santo católico con el original: Santa Martha Acatitla, San Juan Teotihuacán, Santiago Tlatelolco... Un artículo interesante muestra cómo se han nombrado a nuestras comunidades, puedes conocerlo acá.

¿Qué otros nombres conoces? LIBRE USO MX

 

6. El lenguaje

Amamos comer chocolate, guardamos nuestra ropa en petacas, cuando estamos tristes nos gusta un apapacho, de niños volábamos papalotes y si tienes menos de quince años eres un escuincle. Los términos prehispánicos nos acompañan en nuestra vida diaria; algunos, incluso, se han incorporado al castellano de todo el mundo.

Las lenguas indígenas nos acompañan en nuestra vida diaria. elindependientedehidalgo com mx

 

7. La higiene diaria

En Europa, hasta el siglo XVIII se le dio importancia al concepto de la higiene del cuerpo. Pero en las culturas mesoamericanas, estos hábitos eran costumbres arraigadas: tenían baños públicos, trataban sus desechos y limpiaban ropa, cuerpo y hasta dentadura (lavaban los dientes con ceniza de tortilla). Y a la fecha: mientras un europeo no tiene empacho en postergar el baño un par de días, nosotros necesitamos la ducha diaria. Y si vives en las costas o el caluroso Norte del país, ¡hasta dos veces te quieres bañar!

Aventuras Chankin

Muchos otros elementos prehispánicos conviven con nosotros, pero serían parte del folclor: bailes como los concheros de la Ciudad de México o los voladores de Papantla, Veracruz, infinidad de prendas bordadas y confeccionadas según la imaginación de los pueblos indígenas, gran parte de nuestra gastronomía, juguetes y artesanías que se han vuelto de colección.

¡Y existen otras miles! Larry Lamsa desde Flickr

 

Lo importante, en todo caso, es que asumamos con orgullo esta parte indígena y la pongamos como una fortaleza de imaginación, industria, sabor y color, que nos sitúa como un país especial en el mundo.

¿Qué otras costumbres indígenas recuerdas tú?

 

 

Foto de Alter por masdemx.com, y Main por alejandrabarrales.org.mx

Más en VIDA

Ant

8 productos veganos mexicanos

Sig

Real de Catorce, el pueblo minero que salvó Panchito
arte
El Festival Internacional de Cine de Morelia cumple 15 años
vida
Los mejores eventos de octubre 2017 en México
arte
Lo que no sabías de Coco, la nueva película mexicana de Pixar

¡Suscríbete a nuestro newsletter!