12 curiosidades de los Tlaloques, los duendes de las lluvias

 

Tláloc, dios de la lluvia, del rayo y los terremotos, habitaba el Tlalocan, situado hacia el oriente del universo. Pero si quisiéramos orientar mejor nuestros pedidos, antes podríamos dirigirnos a sus tlaloques, que son sus ayudantes y quienes en realidad crean las lluvias.

 

Ya sea porque deseamos que llegue la lluvia al campo, para que crezcan los cultivos, o porque ya no soportamos las inundaciones de las ciudades, en ambos casos invocamos a Tláloc, dios de la lluvia.

Tanto Tláloc como los tlaloques viven en Tlalocan, un paraíso intensamente verde, al que llegan quienes murieron por algún acontecimiento relacionado con el agua, como los ahogados, o a consecuencia de un rayo.

Codice Borgia
INAH

 

A los tlaloques se les personifica como una especie de duendes, o niños no mayores de ocho años, que estaban en los montes y cerros donde había agua.

Los tlaloques ayudaron a Quetzalcóatl a alimentar a los seres humanos, pues le robaron al dios Nanáhuatl el maíz y le dieron distintos colores: blanco, obscuro, amarillo y rojo. También robaron frijoles y chía.

Codice Borgia
james

 

Los tlaloques tienen listos sus jarros llenos de lluvia y los dejan caer según se necesita en la tierra: para asegurar cosechas prósperas, para hacer tormentas o generar heladas.

Pero a veces los tlaloques también son torpes, y chocan sus vasijas por accidente. Así generan los truenos. Cuando los rompen aparecen los rayos.

Los tlaloques eran ayudados por los ahuaque y los ehecatotontin, almas de aquellos que habían muerto a causa de accidentes relacionados con el agua.

Los tlaloques son cuatro, y cada uno atiende distinto punto cardinal:

 

  1. Opochtli, ‘el zurdo’, distribuye las lluvias hacia el Norte. Además, él inventó las redes de las pesca y el minacachalli, un instrumento que se usaba en Mesoamérica para matar peces
  2. Nappatecuhtli, ‘el cuatro veces señor’, crea las lluvias del Este. También se hizo fama por inventar la forma de hacer esteras de caña, maíz y otros materiales.
  3. Yauhqueme, el ‘vestido de pericón’ es responsable de que llueva en el Oeste y es el dueño del maíz amarillo.
  4. Tomiyauhtecuhtli, ‘el señor de nuestras espigas’, hace que llueva en el Sur. También es el dios de las gramíneas.

Codice Borgia

 

A los tlaloques se les adoraba en el mes Atlacahualo, en la misma fecha que ahora celebramos a la Virgen de la Candelaria (es decir, el 2 de febrero). Entonces se sacrificaban niños lactantes, que debían tener un remolino en el pelo. El sacrificio se hacía en los cerros de Tepetzingo (Morelos) y Tepepulco (Hidalgo), y la laguna Pantitlan, al oriente de la actual Ciudad de México.

Los tlaloques se han resignificado en los cristos de Pepelaxtla, Jazmintitla, Tlamimilolpa y Huayotenco y siguen siendo un recordatorio de la lluvia, que asegura buenas cosechas y alimentos para todos.

Así que en las próximas temporadas de lluvias, cuando llames a Tláloc para que las haga más fuertes, o para que las detenga, bien puedes agregar en tu solicitud a estos tlaloques, quienes seguramente te ayudarán a que tengas una vida pluvial maravillosa y productiva.

Más en VIDA

Ant

¡No te pierdas la Superluna de Sangre Azul!

Sig

Guajolota, el antojo chilango
lugares
Cascadas de México que te dejarán sin aliento
vida
Lo que no te puedes perder de octubre
estilo
La X de Quetzalcóatl, por Arturo Flores

¡Suscríbete a nuestro newsletter!